<%@ Language=JavaScript %> información
Make your own free website on Tripod.com

Inicio    INFORMACIÓN    quienes somos   historia     publicaciones       otros sitios

 

 

CONSEJO ARGENTINO DEL ALCOHOLISMO

 

 

 

 

 

ALCOHOLISMO Y DROGADICCION ¿ SABIA QUE ESTAN ENFERMOS

 

 

 PARA MAYOR INFORMACIÓN CONSULTE...

CONSEJO ARGENTINO DEL ALCOHOLISMO

Mail: consargalcoholismo@arnet.com.ar

 

 

Introducción

¿Que es la Adicción a las Drogas?

¿Es una Enfermedad?

* Que dice la ciencia médica?

* Como comprender el concepto de enfermedad?

* La adicción al alcohol y otras drogas.

¿Porque se inicia en el consumo de drogas?

¿Cuales son las consecuencias del consumo?

*La vida de los afectos

*La vida familiar

*La vida social

*La vida espiritual

¿ Cuanto tiempo se necesita para convertirse en adicto?

¿Que podemos hacer para ayudar a un Adicto?

¿Como ayudamos a la Familia?

¿Como prevenir el problema?

 

QUE ES LA ADICCIÓN A LAS DROGAS?

 

La drogadependencia, o también llamada dependencia a sustancias psicoactivas es la  

 imperiosa necesidad que una persona tiene por consumir bebidas con contenido alcohólico                                               

u otras clases de drogas ( marihuana, cocaína, inhalantes, tranquilizantes, alucinógenos, etc.)

Está necesidad no desaparece a pesar de que la persona que las use sufra las consecuencias                                               

nocivas al consumirlas o después de dejar de usarlas. Por lo general, se trata más de una                                   

necesidad  psicológica  que física.

En nuestro país el consumo crece día a día, involucrando a menores de edad y a más mujeres                                         

 de las que  uno pueda imaginarse.

La adicción al alcohol y a las drogas es : Una enfermedad primaria, progresiva y mortal.

Y esto ¿que significa realmente?

PRIMARIA: Esta palabra significa " Primera" o que aparece en primer lugar.

Muchas personas piensan que la adicción a las drogas aparece después o es consecuencia                                                  

de algún  problema como lo es alguna enfermedad mental, un "trauma" sufrido durante la                                            

niñez o cosas similares. Si así fuera diríamos que es una enfermedad "secundaría", esto es,                                        

que es una consecuencia directa de otro problema mental o emocional, o sea que primero                                     

apareció el problema mental y después, como resultado,  vino la adicción. Esta es una idea                                             

algo anacrónica y no completamente cierta la ciencia contemporánea ya corrigió este punto                                          

 de vista. La realidad es que la enfermedad de la adicción puede padecerla cualquier persona,                                              

tenga o no enfermedad mental alguna, y debe ser tratada primeramente, esto es : antes que                                  

cualquier otro problema mental o emocional y esto quiere decir sencillamente que la persona                                     

 tiene que aceptar que está enfermo/a y que debe abstenerse de seguir consumiendo drogas o                                     

 alcohol, además de pedir ayuda a los expertos en la materia.

PROGRESIVA: Quiere decir simplemente que las cosas van a ir empeorándose cada vez más                                     

mientras la persona a no se atienda. Muchos adictos, sus familias o amigos piensan que con tener                                     

una buena charla dándole algunos consejos o reproches, está va a dejar de consumir y las cosas van                                

a cambiar. Desgraciadamente esto no es así en el caso de los verdaderos alcohólicos o adictos.                                       

Se requiere de ayuda especializada. es muy probable que después de esas charlas interesantes e                           

 intensas en las que se invirtieron tiempo, energía e inteligencia, tanto el adicto como el voluntario/a                          

que se presto para ayudar, salgan convencidos ambos de que algo bueno va a suceder próximamente,                          

 pero al cabo de pocos días u horas las cosas volverán a ser como antes o peor.

Algunas personas suponen que el hecho de dejar de consumir por algún tiempo su droga de                                  

preferencia,  alejarse de ella por semanas o por meses, se convertirá en el mejor argumento para                    

demostrarse así mismo  y a los demás que no tiene ningún problema y que pueden dejar de drogarse                     

 cuando así lo deseen y se lo propongan. La realidad es que, en lo más profundo de su interior, estará                           

contando las horas y minutos en los que este plazo se termina para volver al consumo de manera ilimitada.

durante el periodo de abstinencia en el que la persona no se involucro con el consumo de drogas, su deseo                    

por hacerlo no disminuyó, por el contrario se vio acrecentado y toda la energía contenida de ese deseo se             

desbocará a la hora de regresar al consumo activo.

MORTAL: Esto parece fácil de entenderse : a medida que la persona aumenta su consumo, tiene más                    

riesgo de morir por una sobredosis, también en un accidente vial por ir manejando intoxicado/a ; del                   

 mismo modo puede perderse la vida en alguna pelea, cometiendo un delito, situaciones que se presentan              

comúnmente cuando las personas se encuentran bajo los efectos de las drogas.Otra de las formas de              

mortandad es el suicidio al cual llegan gran cantidad de adictos; finalmente se puede perecer por la                         

sencilla razón de que a los adictos les resulta muy difícil parar de consumir y esto provoca un deterioro                

progresivo de las funciones vitales del organismo hasta que este deja de funcionar.

A pesar de todo, esta enfermedad se puede tratar y detener a tiempo. Hay mucha gente que lo esta                           

intentando con buenos resultados en la actualidad.

 

¿ES UNA ENFERMEDAD?

¿ QUE DICE LA CIENCIA MEDICA?

Durante la década de los 50's, una de las Organizaciones de Médicos mas grande e importante del                           

 mundo, la Asociación Médica Norteamericana, que congrega a casi todos los Médicos de este País,                               

 acordó reconocer el ALCOHOLISMO como una ENFERMEDAD. Años mas tarde, la Organización                               

Mundial de la Salud (OMS) también estuvo de acuerdo en tratar al Alcoholismo como una ENFERMEDAD

 médicamente manejable.

Este concepto se amplió y se aplica también a la dependencia de drogas ilegales o de prescripción                                   

médica que alteran el estado de ánimo del que abusa de ellas. Esto es, la adicción a las drogas, al                               

igual que la adicción al alcohol, es una ENFERMEDAD, y esto porque se encontró que los alcohólicos                            

y los adictos a las drogas tienen muchas cosas en común, entre otras la de perder el control sobre                                    

si mismos cuando ingieren su droga favorita ( alcohol, marihuana, tranquilizantes, etc.), además                                

que tantos los consumidores fuertes de bebida alcohólicas como los de drogas ilegales pueden perder                               

la razón y terminar sus días en un hospital psiquiátrico o también acabar su vida por una sobredosis.

¿COMO COMPRENDER EL CONCEPTO DE ENFERMEDAD?

Para poder entender la razón por la cual la adicción al alcohol y drogas es una enfermedad, hay que                              

 definir primeramente y con mucha precisión que es una enfermedad . Así la ciencia médica la define                          

como un fenómeno que presenta, al menos, estás tres características:

PRIMERA: Existen síntomas, mismos que son un conjunto de señales de alarma que el organismo                          

emite con la finalidad de indicar algún desperfecto en su estructura o en su funcionamiento.

SEGUNDA: Existe un progresión en cualquier enfermedad, esto es, las cosas tienden a empeorar si                                 

no se atiende el problema.

TERCERA: Puede hacerse un pronóstico de cuales son los resultados cuando la enfermedad sigue su                         

 curso natural.

LA ADICCIÓN AL ALCOHOL Y OTRAS DROGAS

Es una enfermedad porque presenta síntomas claros y definidos como lo son los que explico el                                        

Dr. Jellineck (1960) en su ya famoso texto "El concepto de enfermedad en el alcoholismo" presentado                              

ante diferentes grupos de médicos, que en esa época ya reclamaban un punto de vista diferente para                             

tratar el problema, que no debería ser enfocado ni como una degradación moral o vicio ni como un                             

problema similar o idéntico al que sufrían todos los pacientes internos en un hospital psiquiátrico.                              

En su ya celebre escala de alcoholomanía, el Dr. Jellineck propone cuatro grandes fases del proceso                            

de enfermedad y un serie de cuarenta y cinco síntomas que se van presentando en cada una de las etapas                         

y que terminan con la muerte del alcohólico si este no es atendido a tiempo. Actualmente se han hecho varias 

revisiones y algunas modificaciones a está escala y sigue teniendo validez en muchos aspectos, sobre todo porque 

también se puede aplicar a los casos de adicción de otro tipo de drogas. Veamos algunos Ej. de estos síntomas                             

 *Presentar olvidos de lo que la persona hacia mientras estaba intoxicada.(lagunas mentales)

 *Mentir  para poder seguir consumiendo.

 *Robar objetos o dinero de la casa para conseguir alcohol o drogas.

 *Justificar su manera de beber ( yo no amanezco tirado en las calles / me puedo controlar)

 *Defender el efecto positivo de usar drogas ( me sirven para estudiar/ mejoro mis calificaciones)

 * Usar excusas irracionales (nadie me quiere)

 *Sentimientos de culpa

 *Ilusión de grandeza

 *Conducta hostil para intimidar y tratar de controlas a la familia.

 *Períodos de abstinencia para demostrar que sí puede dejar el alcohol y/o las drogas, 

(yo puedo dejar cuando quiera)

 *Apatía progresiva hacia otras cosas que no sean el consumo de drogas

 *Múltiples resentimientos y temores

 *Hospitalizaciones para desintoxicación .

 *Minimizar el efecto (la marihuana no hace daño, es un producto natural, la cerveza no contiene                                   

tanto alcohol), etc.

 

¿PORQUE SE INICIA EN EL CONSUMO DE DROGAS?

Bueno, ya vimos que no necesariamente porque tenga complicados problemas emocionales crónicos                             

que requieran de tratamiento psiquiátrico. Aunque hay que reconocer que el hecho de que una persona                         

tenga serias dificultades afectivas o de adaptación, esto mismo puede facilitar el inicio en el consumo pero 

no necesariamente ser la causa principal de la enfermedad.

Las razones por la que la mayoría se inicia en el consumo son más sencillas de entender. A continuación                       

se revisan algunas de ellas.

PRIMERA RAZÓN: La curiosidad

Quizás se trata de la razón más frecuente, la curiosidad, esto es, el querer saber que es lo que se                             

siente al consumirlas ya que hay tanta información errónea sobre las drogas y también existe tanta                    

desinformación, que algunas personas, especialmente adolescentes desean saber que les puede pasar                              

si las prueban y aceptan hacerlo desconociendo tanto los efectos inmediatos como las consecuencias a                       

corto o mediano plazo (las consecuencias a largo plazo son pocas y fáciles de entender: Daños                                 

irreversibles en la salud, la locura y/o la muerte).

SEGUNDA RAZÓN: La presión de los pares (conocidos o amigos del barrio)

En ocasiones es muy importante sentirse aceptado/a en un grupo de amigos de la escuela o del                                         

barrio y por desgracia en algunos de esos grupos se ha puesto de moda el consumir bebidas alcohólicas                          

sin control alguno o también el ingerir alguna droga ilegal. Para sentirse parte de estos grupos es por lo que 

algunos aceptan el consumir aún cuando saben que se están arriesgando a sufrir consecuencias negativas.

 

Tercera razón: la necesidad de imitar a otros

Cuando una persona quiere conseguir su propio y personal estilo de ser y de actuar, primero trata                                 

de imitar a sus semejantes que admira o que le agrada cómo se comportan y después adquiere para                                   

sí mismo (a) algo de esos estilos de ser, convirtiéndolos en parte de su personalidad. Muchas personas                            

se inician en el abuso del alcohol o de drogas por imitación, porque han visto  que otros lo hacen y,                

aparentemente, no les ha pasado nada malo, al contrario, parece ser  que son exitosos y esto último                            

invita a seguir su ejemplo. Este fenómeno, el de la necesidad de imitar a alguien especial, es algo                             

natural que se presenta en algunas etapas de la vida, sobre todo durante la pubertad y la adolescencia.                             

El problema reside en el hecho de querer imitar a alguien que consume alcohol o medicamentos en                          

exceso o algún tipo de droga ilegal.

Hay que señalar que la mayoría de los adictos al alcohol o a las drogas se inició consumiendo bebidas                         

 con contenido alcohólico durante su pubertad o adolescencia y bajo la "autorización" o invitación de                    

 alguien de mayor edad (familiar o amigo de la familia) al que le pareció que ya era oportuno que la                            

persona inexperta aprendiera a sentir lo que sucede cuando se consume alcohol. A nuestras sociedades                     

altamente tecnificadas y "civilizadas" les parece normal el hecho de que un adolescente demuestre que                      

ya es hombre consumiendo fuertes cantidades de bebidas alcohólicas.

Cuarta Razón : alivio de dolencias

Por el efecto obtenido (alivio o disminución del dolor físico o emocional, evitar el cansancio, el hambre                             

o las tensiones) prescripto por algún médico durante un tiempo limitado y que la persona usuaria en                

cuestión decide continuar con el uso bajo su propio riesgo. En muchas ocasiones estos medicamentos                            

 se obtienen en el "mercado negro" o también utilizando falsos recetarios.

 

¿CUALES SON LAS CONSECUENCIAS DEL CONSUMO?

Antes que cualquier otro comentario aparezca, hay que hacer una aclaración importantísima :                                      

del abuso de las bebidas con contenido alcohólico o del uso y abuso de las drogas ilegales, legales o                      

aquellas como los imhlantes y solventes industriales, NUNCA SE OBTIENE NADA BUENO PARA LAS PERSONAS

Esto quiere decir que es completamente falso cualquier comentario o cualquier opinión de                 

persona (incluyendo a los profesionistas de la salud humana) o de medio de comunicación alguno que                    

afirme que alguna de las drogas aquí mencionadas produce algún tipo de beneficios en la persona que                              

las consume. Excepción de esto son las Drogas prescriptas y bajo control de un Médico autorizado y                 

 facultado para sugerir al paciente que las ingiera y de acuerdo a un programa especial y bajo absoluto                        

control.

No existe droga alguna sobre este planeta que provoque felicidad ni tranquilidad, ni un aumento o                             

 mejoría de la Inteligencia o de las habilidades personales.

Las Drogas no producen Genios ni Artistas ni mejores Hombres ni mejores Mujeres ; solamente                                    

 los destruyen. . .

Todas las drogas, sin excepción alguna, afectan directamente al Sistema Nervioso de las personas                            

 que las consumen. Unas en mayor proporción que otras, la destrucción causada normalmente es                         

 irreversible ya que las células nerviosas afectadas se mueren y ya no tienen capacidad para regenerarse.

Por todo lo anterior, la persona adicta al alcohol o a las drogas presentará una disminución notoria                                

 en su capacidad para prestar atención en algunas situaciones como en el salón de clases o en el trabajo,                      

tendrá dificultades con la memoria pues llegará a desatender eventos importantes de su vida personal o                    

familiar al grado de olvidar por completo el sistema de valores que le inculcó la familia  cuando era niño(a);                  

 su capacidad para diferenciar entre lo que es bueno y lo que es malo o nocivo se verá seriamente dañada con              

 el paso del tiempo y a medida que aumentan las intoxicaciones; su lenguaje se vuelve cada vez más pobre                 

respecto a la cantidad de palabras utilizadas y en la calidad de las mismas ; su capacidad para pensar se                  

 deteriora notoriamente y va "llenando su cabeza" con ideas referentes a como conseguir más drogas o                   

 alcohol y como provocarse daño o causarlo a los demás o, por lo contrario, llega a pensar que todo mundo                      

se está confabulando para dañarle, o que la vida no tiene sentido alguno.

También se ven afectados su Sistema Respiratorio (catarros frecuentes, tabique nasal perforado,                            

enfisema pulmonar, etc.,) el Digestivo (sangrados, úlceras, cirrosis hepática, pancreatitis, etc.,)                                       

 y el Sistema Inmunológico (una baja generalizada de las defensas del organismo que lo debilita y                                     

lo hace presa fácil de enfermedades contagiosas).

En resumen, como todas las drogas son sustancias extrañas al organismo, al ingresar al mismo                                  

 van a provocar un daño cuya magnitud en un principio es difícil de precisar, pero con el paso del                            

tiempo va a ser más notorio especialmente para aquellas personas que están cerca del adicto y que                                    

le brindan su cariño o su amistad.

 

 

¿Y cuál es la consecuencia más importante ?

Pues desgraciadamente no existe una sola, sino que por lo contrario son varias y muy complejas,                                      

 pero para aquellos y aquellas que han estado o que actualmente están cerca de ese huracán destructor                              

en que se convierte todo adicto, hombre o mujer, existen algunas consecuencias aún mas trascendentales               

 que las anteriores que padece el cuerpo, y estas son las Emocionales, las Familiares, las Sociales y                                

las Espirituales.

 

LA VIDA DE LOS AFECTOS

Entre las consecuencias de tipo emocional nos encontramos con que el abuso del alcohol y de drogas                    

produce una baja notoria en la auto-estima del usuario y este efecto, en bastantes casos, se produce                  

inmediatamente después de realizar el primer consumo ; se provoca una confusión de sentimientos                          

muy importante ya que la persona usuaria muchas veces no sabrá con certeza qué es lo que siente                   

realmente por sus seres queridos, prefiriendo negar u olvidar estos sentimientos con el objeto de                                

evitar al máximo esta desagradable confusión. Y ya que usamos el verbo negar , sobre este hay que                             

advertir enfáticamente que se refiere a la actitud favorita del verdadero Adicto o de la Adicta : la de                        

 negar que está consumiendo en exceso las bebidas alcohólicas o las drogas, la de negar que lo que                                  

hace le está afectando en su manera de ser, de vestir, de hablar, de estudiar o trabajar, o sea que usa                               

la negación como su principal defensa no sólo para no enfrentar su realidad sino también para poder                              

seguir consumiendo y para evitar que las personas que le quieren hagan comentario alguno al respecto.                        

Esta actitud, al inicio pasiva y aparentemente inofensiva, con el paso del tiempo se transforma en una                          

negación activa y hostil, ya que el Adicto se va a enojar cuando se le quiera hablar sobre el tema,                                      

 no permitiendo el más mínimo comentario al respecto por parte de persona alguna.

El usuario frecuente de Alcohol o Drogas va a desarrollar una capacidad especial para resentirse                              

con todos y cada uno de sus seres queridos y esto sucede desde las primeras veces que consume, pero                       

 con el transcurrir del tiempo se resentirá con todo lo que sea posible hacerlo, real o irreal, humano o                           

Divino, material o inmaterial. Esto quiere decir que un Adicto casi todos los días anda de muy mal humor                    

 porque siente que todo mundo le ha hecho algún tipo de daño o se lo puede hacer en un futuro próximo                            

 y esto le conduce a desconfiar de toda la gente y a buscar culpables para tener una explicación del porqué                     

se ha convertido en un ser tan solitario y de tan difícil trato.

Sus estados de ánimo son muy cambiantes y eso confunde a sus seres queridos, además de que se frustra                      

con mucha facilidad cuando las cosas no son como quisiera que fueran. Para evitar las constantes frustraciones,         

se vuelve una persona hábil para manipular a los demás, llegando a mentir con tal de obtener lo que quiere,                  

cuando y donde lo quiere, es decir que se vuelve una persona inmadura e irracional y esto cada vez resulta más 

evidente para las personas que le rodean.

Casi todos los adictos son muy sensibles a las reacciones que los demás tengan respecto a ellos y ,                             

por lo general , los familiares cercanos o amigos prefieren rechazarlos debido a las acciones arriesgadas                      

que emprenden cuando se encuentran intoxicados y estos desaires les afectan demasiado, pero  no son sensibles 

exclusivamente al rechazo de los demás sino también a la indiferencia o inclusive a la aceptación. Una de las 

principales dificultades del adicto reside en que no puede enfrentar ninguna de estas variantes que le ofrecen            

sus relaciones interpersonales ya que normalmente las distorsiona y llega a pensar que nadie le quiere                 

(esto lo dice por los que le rechazan o por aquellos que no le toman en cuenta), y desconfía de las personas                     

 que le estiman alejándose de ellos porque sabe que tarde o temprano le van a pedir que abandone su consumo

 irresponsable de alcohol o drogas y esto no lo va a aceptar tan fácilmente. Es por todo esto que el adicto se              

 queja con mucha frecuencia de sentimientos fuertes de soledad, pero normalmente esta soledad es un producto            

 de sus propias actitudes irresponsables.

Y para no quedarse solo (a) completamente, se vale de artimañas, mentiras y chantajes con el objeto de                            

tener cercanos a sus seres más queridos, desarrollando el egocentrismo como rasgo de carácter                        

predominante, mismo que consiste en tener un mínimo de dos personas (normalmente son más)                         

siempre a su alrededor, cuidándole y protegiéndole o, al menos, preocupándose por él (ella), lo que hace                      

 pensar al Adicto que a mucha gente le interesa su situación, lo cual es cierto.

 

 

LA VIDA FAMILIAR

El hogar donde reside la persona Adicta se va a desorganizar de tal manera que ya no va a cumplir                                    

con los sueños de quienes lo formaron ni con las expectativas de aquellos o aquellas a quienes les tocó                          

 nacer ahí. La confusión va a hacer presa de todos los miembros de la Familia y les va a provocar daños                            

 a veces irreparables por la profundidad de los sentimientos que se vieron lesionados. Los familiares de                    

todos los adictos intentan , de todas las maneras conocidas, cambiar las actitudes destructivas del usuario                       

de las drogas, ya que les duele mucho lo que sucede y les provoca vergüenza que otras personas se enteren                   

del problema. Por lo tanto, más temprano que tarde, van a caer en el juego de negar el problema o restarle importancia, 

ya que desconocen la manera más efectiva de enfrentar la realidad que están viviendo y todos                      

sus esfuerzos se basan exclusivamente en lo que la sociedad piensa que debe hacerse en esos casos, ignorando             

que hay otras vías para hacer frente al problema y para solucionarlo de la mejor manera.

Como toda Adicción al Alcohol o las Drogas es sinónimo de Destrucción, muchas familias llegan a                           

perecer, a desintegrarse debido a que no entendieron qué era lo que les estaba pasando, además de que se                  

resistieron a solicitar ayuda porque el mismo hecho de hacerlo implicaba aceptar que había un problema               

delicado dentro del hogar y que estaba afectando a todos. O sea que la Familia cae en el juego de la negación,               

tal y como lo hace el adicto y este juego peligroso no beneficia a nadie, aunque pareciera que el adicto sale                  

ganando porque puede seguir consumiendo drogas libremente y sin pagar las consecuencias de sus actos 

destructivos ya que la familia, erróneamente, absorbe todas estas secuelas.

La paz y la tranquilidad que requiere todo hogar para ofrecer a sus integrantes el ambiente adecuado en el             

que van a desarrollar sus potencialidades personales, se vuelve un medio amenazante y angustiante en exceso.              

Los hábitos saludables que facilitan que cualquier persona funcione normalmente en la vida, como lo son                       

 la buena alimentación y una cantidad adecuada de horas destinadas al descanso nocturno, se verán seriamente alterados. 

Todos los miembros de la familia, incluyendo al adicto, presentarán problemas graves en estos hábitos,        

es decir que o tendrán dificultades con los alimentos (comer mucho o casi nada) y con su sueño ( insomnio crónico) 

o con ambas actividades. Y la explicación de esto es sencilla : la angustia que produce el vivir con alguien así, tan difícil, 

puede quitar las ganas de comer o, por lo contrario, despertar un apetito insaciable. Esta misma angustia puede quitar 

el sueño, además de que como casi todo adicto prefiere la vida "nocturna", la familia toda, o algunos de sus miembros, 

se dedicarán a vigilar la hora en la que el adicto llega a su casa a dormir, alterando así las horas destinadas a su descanso.

También hay que señalar que siempre o casi siempre la Adicción genera que en un Hogar se presente la violencia verbal

 (gritos, amenazas, groserías) debido a que los familiares se desesperan porque el adicto no les hace caso, también la 

violencia física (golpes, empujones, romper objetos), pérdida de objetos valiosos o ropa, que el adicto sustrae de la casa

 para venderlos y conseguir más alcohol o drogas, separaciones de pareja, divorcio, infidelidades, problemas serios en la

 comunicación, maltrato a los hijos, abusos de todos tipos, etc., y la lista puede ser interminable ya que el amor de la 

familia obliga a no abandonar al adicto hasta el momento en que se solucione su problema.

Es importante señalar que un Adicto manipula a la Familia infundiéndoles miedo o terror, de tal manera que los que se le 

acercan saben que NO se puede hablar, ni siquiera sugerir el tema del abuso del Alcohol o de las Drogas ya que el Adicto 

se va a enojar, va a amenazar con intentar suicidarse o irse de la casa, quitarles el dinero, etc., lo que pone a temblar a 

más de un familiar, por lo que mejor optan por el silencio absoluto.

 

 

LA VIDA SOCIAL

Una persona adicta muy intoxicada se convierte en una amenaza pública. Las personas que se encuentran cerca corren 

algunos riesgos graves, entre ellos el de perder la vida, sus propiedades o al menos el de sufrir algunas lesiones físicas o

 psicológicas importantes.

El Adicto, hombre o mujer, causa daños a sus vecinos cuando escandaliza en el barrio o en la vía pública, al enfrentase

a golpes con otra persona, cuando maneja un automóvil y provoca accidentes, al cometer errores en sus tareas asignadas, 

mismos que le cuestan mucho dinero a la Empresa, o cuando llega tarde o no asiste a su lugar de trabajo por encontrarse

 intoxicado o bajo los efectos de la "resaca"; también puede cometer infracciones leves a las leyes o delitos graves que 

requieren encarcelamiento.

El adicto que consume drogas es la razón de existir del complejo fenómeno del narcotráfico, problema inmenso que está 

consumiendo a nuestras sociedades, en otras épocas sólidas y predecibles.

Nunca serán suficientes los esfuerzos emprendidos por las autoridades o las organizaciones civiles mientras no se 

atienda también al consumidor :

  1. al que aún no las consume (prevención primaria),

  2. al que ya se está iniciando (prevención secundaria) o,

  3. al que por desgracia ya se encuentra atrapado en sus mortales redes (prevención terciaria o tratamiento).

 

 

LA VIDA ESPIRITUAL

Esta es la parte más sensible y la más afectada en la persona que abusa de las bebidas alcohólicas y de las drogas. 

Desgraciadamente, esta porción de la vida de la persona, la Espiritual, es a la que menos atención se le presta a la hora 

de hacer una evaluación de los daños ocasionados. Por costumbre, tanto el usuario como sus más allegados, inmediatamente 

se preocupan por los efectos físicos o los emocionales. Es indudable que tanto el organismo como la mente de la persona 

se ven seriamente dañados, pero la parte Espiritual es la primera en sufrir el fuerte impacto del abuso de las bebidas

 Alcohólicas o de las Drogas.

Pero, ¿cuál es esa parte Espiritual ?

Bueno, pues hay que hacer una descripción breve ya que este documento no lleva la intención de construir un análisis 

detallado de esta importantísima porción de la vida de una persona. Y simplificando mucho las cosas, podemos decir que la

 vida Espiritual incluye no solamente las creencias de tipo religioso, sino todo aquello que sirve a una persona para frenar su 

impulsividad y que además le da valor y sentido a su vida . Así tenemos como ejemplo de esto los frenos morales y éticos, 

el sistema de creencias personales y el grupo de valores que la persona ha adquirido tanto mediante la educación familiar 

como por el aprendizaje en la sociedad y cultura a la que pertenece. El ejercicio de estos valores implica que la persona sea 

responsable de sus actos y decisiones.

Es precisamente todo esto lo que primeramente se debilita cuando la persona entra en relación con cualquier tipo de droga

  y sucede mediante un sólo y exclusivo contacto, por lo que si se llegan a presentar más intoxicaciones, el deterioro de esta 

parte será cada vez mayor.

Esto puede explicar el porqué el adicto, hombre o mujer, comete tantos actos de mal juicio y llega a presentarse ante los demás

 como una persona amoral, irresponsable y cínica. Lo que realmente sucede es que sus frenos interiores se debilitan cada vez 

más y a medida que pasa el tiempo va perdiendo su valor como persona, llegando a sentir, muchas veces, que su vida no tiene 

sentido alguno. Para poder recuperase de la adicción, cualquier persona va a tener no solamente que atender su organismo 

dañado y arreglar su mente confusa, sino y sobre todo hacerse cargo de su parte Espiritual, misma sin la cual no puede existir 

rehabilitación alguna.

 

¿CUANTO TIEMPO SE NESESITA PARA CONVERTIRSE EN ADICTO/A?

La respuesta no es simple. Cada persona es única porque su organismo y su manera de pensar y actuar es diferente al de 

todas las demás. Por lo tanto, la respuesta frente al consumo de bebidas alcohólicas o de otras drogas es variable y depende 

de algunos factores, por ejemplo de la edad que se tenga, del sexo, de la calidad en la alimentación, del estado emocional, etc,.

Aunque. . . hay casos de personas que tardan muchos años, diez, veinte o treinta en dar problemas a los demás como lo son 

algunos alcohólicos, mientras que otros necesitan de muy poco tiempo, a veces solamente algunas semanas o meses para 

transformarse en un problema serio para sus Familias, para la Sociedad y, sobre todo, para sí mismos.

Muchos consumidores de Cocaína e Inhalantes solo han necesitado de algunos días para convertirse en drogadictos, 

mientras otros comentan que desde el primer contacto sintieron que su vida se les escapaba de las manos y que ya no

 volverían a ser los mismos de antes.

A menor edad de la persona que consume, más breve es el camino que va a recorrer para destruir su vida y la de los suyos. 

También se afirma que hay diferencias entre un hombre y una mujer, y la diferencia radica en que la mujer tarda más tiempo 

para recibir ayuda por la vergüenza que le produce a la familia el aceptar que un miembro femenino tenga este problema.

 

QUE ES LO QUE PUEDE HACERSE PARA  

AYUDAR A QUIEN PADECE EL PROBLEMA.

Si un miembro de la familia, la pareja o un buen amigo desea auxiliar a algún adicto, puede seguir una serie de sugerencias

 que le permitan realmente ayudar evitando un desgaste inútil. A continuación se exponen algunas de ellas.

Primera : no intente convencer a un adicto de que abandone el alcohol o las drogas. Mucho menos cuando está intoxicado (a).

Esta sugerencia no pretende confundir más a la familia, de ninguna manera. Su propósito es que se comprenda que las ganas 

de seguir consumiendo por parte de un adicto, van a ser más fuertes ( siempre o casi siempre) que los regaños, súplicas o

 lágrimas de alguno de sus seres queridos que infructuosamente intenta convencerle de que abandone este mal camino. 

Por norma general, el adicto llega a vislumbrar que sus intoxicaciones dañan a algunos de sus seres queridos y a medida

 que más le solicitan que no consuma, se va a rebelar y a continuar consumiendo para demostrarles que él (ella) sabe lo 

que hace y que va a dejar de consumir cuando quiera y no cuando se lo digan.

Sí se puede negarle la entrada a la casa cuando está intoxicado (a) y prohibirle que tenga las drogas o que las consuma 

dentro del hogar.

Segunda : no le diga mentiras.

Es mejor enfrentar los hechos con honestidad. Sí háblele de que usted está enterado(a) del consumo de las drogas y el 

alcohol, de las consecuencias negativas y de que existen algunas soluciones, mismas de las que usted ya está informado(a).

Tercera : no le califique de vicioso (a) o de persona débil, sin fuerza de voluntad.

Sí háblele de que tiene una enfermedad que puede ser atendida a tiempo. A la mayoría de los adictos les causan culpa y vergüenza 

los actos de mal juicio que cometen intoxicados y si se les insiste en que lo que padecen es una enfermedad, se sentirán menos

 incómodos y probablemente soliciten ayuda.

Cuarta : no le sobreproteja.

Permítale que enfrente y arregle las consecuencias negativas de sus actos. Si usted le soluciona todo los embrollos en los

 que acostumbra involucrarse, nunca solicitará la ayuda que requiere.

Quinta : no le amenace con algo que no va a cumplirle o que solamente le cumplirá de modo momentáneo.

Si va a castigarle, piense bien antes de hablar sobre la sanción para que esta dé resultados. Muchos adictos siguen 

consumiendo y creando problemas dentro de la casa ya que saben que sus seres queridos no les van a cumplir sus 

amenazas o que solamente lo harán por un corto período de tiempo.

Sí póngale límites a su capacidad destructiva y haga que respete el hogar, sus bienes materiales, sus reglas y tradiciones.

Sexta : procure no discutir ningún tema importante cuando se encuentre intoxicado (a). Los sentimientos de culpa que traen

 los impulsan a tratar de arreglar o manipular todo a su favor y así evitar las consecuencias de sus actos de mal juicio.

Sí procure hablarle cuando observe que ya pasaron los efectos del alcohol o las drogas y preferentemente menciónele lo que 

sucedió durante la intoxicación, señalándole que necesita ayuda y animándole a que la reciba cuanto antes.

 

AYUDAR A LA FAMILIA.

Si usted es la persona más preocupada por el problema de su familiar adicto (a), lo mejor sería que dejara solamente de

 preocuparse y pasara a ocuparse, es decir, a hacer algo de inmediato para recibir ayuda usted mismo(a).

La mayoría de los familiares de los alcohólicos y los adictos niegan que les haya afectado y afecte el problema de la adicción

 de un miembro de la familia. Este tipo de pensamientos provocan una gran confusión no solamente en el adicto sino en toda 

la familia. Vista como una unidad, los efectos directos del abuso de alcohol y drogas sobre la familia son el de la desintegración

 y el de la disfuncionalidad, esto es, por un lado la inevitable tendencia a desaparecer como grupo unido y por el otro la 

incapacidad creciente para cumplir sus objetivos humanos básicos, como lo son el cuidado y la protección de sus integrantes 

así como el de ser un espacio para el ejercicio sano de la vida afectiva y de relación.

La adicción al alcohol y las drogas debe ser visto como un problema que afecta no sólo al que se intoxica con esas sustancias

 sino como un conflicto de todo el grupo familiar al que pertenece el adicto. La rehabilitación de este último debe estar en 

estrecha relación con la de todos los miembros de la familia, y por todo lo anterior, he aquí algunas sugerencias.

Primera : infórmese todo lo que sea posible sobre la naturaleza exacta de esta enfermedad. Mientras más información obtenga, 

más armas tendrá para enfrentar y resolver el problema.

Segunda : procure hablar de este asunto con los demás miembros de la familia. El silencio es uno de los peores enemigos que

 la familia tiene que vencer para poder sobrevivir a las grandes crisis que provoca un adicto en el seno del hogar.

Tercera : procure tener a la mano una guía con teléfonos y direcciones de los centros especializados que existen en su

 comunidad donde puedan recibir ayuda tanto el adicto como los demás miembros de la familia (hospitales, clínicas, 

centros de Rehabilitación).

Cuarta : también anote las direcciones de los grupos de Auto-ayuda como los de Alcohólicos Anónimos y Narcóticos Anónimos, 

que son los que pueden auxiliar al adicto, así como los que brindan ayuda a los familiares, tales como Al-Anon y Familias Anónimas.

Estos grupos no cobran por los servicios que prestan a los que asisten a sus juntas.

Quinta : manténgase en contacto con alguna persona externa a la familia que pueda observar los hechos y opinar con

objetividad (Psicólogos, Médicos, Sacerdotes, Ministros del Culto). Las opiniones de personas expertas en dar consejos 

resultan muy útiles cuando las crisis arrecian.

Sexta : considere muy en serio la posibilidad de que usted, como familiar o pareja, sea la persona que va a iniciar el cambio 

que tanto se necesita y que si usted no se arriesga, nadie lo va a hacer, por lo que las cosas van a seguir igual en la familia. 

Algunos adictos llegan a corregir sus estilos de conducta tan destructivos si alguien de su misma familia les da el ejemplo 

de cómo hacerlo.

Séptima : no se quede con dudas. Pregunte a los expertos.

 

 

 PREVENIR EL PROBLEMA

A pesar de lo complicado que pudiera parecer, existen maneras de prevenir este grave problema que está afectando

 a muchas familias y a comunidades enteras. Hay ciertas cosas que usted puede hacer al respecto. . .

Primera : infórmese ampliamente sobre las drogas, sus efectos y sobre las de mayor consumo en su comunidad.

Segunda : hable con su familia y amistades sobre este tema cuantas veces sea necesario. Negar la existencia de esta 

realidad o minimizar sus consecuencias, no ayuda a nadie.

Tercera : si usted está consumiendo alguna de las drogas mencionadas, absténgase de hacerlo y solicite ayuda. En el 

caso de algunas drogas prescriptas por su médico (tranquilizantes), pregunte sus efectos, sus riesgos y durante cuánto

 tiempo las va a consumir.

Cuarta : involúcrese en los grupos y actividades preventivas que haya en su comunidad, y si estos no existen, proponga 

su creación en las escuelas, iglesias y hospitales o en las juntas de vecinos.

Quinta: como las actividades de prevención también deben ofrecer alternativas saludables al consumo de drogas y alcohol, 

comprométase en las luchas comunitarias por la creación y preservación de zonas verdes destinadas a la recreación de las 

familias, así como a la formación de grupos que fomentan las actividades ecológicas y las de servicio a los demás.

Sexta : fortalezca su vida Espiritual y la de los suyos, de los modos y maneras que usted conozca y prefiera.

Séptima : Empiece las actividades preventivas con los de su propia casa.

 

Fuente: Unidos por la Prevención

Rogelio Aguirre Bortoni